jueves, 4 de noviembre de 2010

CERRANDO CIRCULOS

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú. Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte mentalmente, envenenarte, y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se
queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.

¡Esa es la vida!

Paulo Coelho

He visto la luz al final de ese túnel en el que estaba inmersa, ahora que por fin la sentencia ha sido firme y todo esta volviendo a su lugar, cierro ese circulo, y también la puerta y con siete candados a todos los que intentan hacer daño sin pensar en las consecuencias.

13 comentarios:

PanteraNegra dijo...

Me alegro enormemente, lo sabes. Un besito requetesonoro, que te quiero mi niña grandota.

Anónimo dijo...

¡Cuanto me ha gustado todo lo escrito Angela! Me ha hecho pensar.
Siempre me haceis pensar casi todo el mundo, y procuro no tirar a la basura nada de lo leo.

¿Que a veces nos equivocamos?...¡¡Pues claro!!, somos humanos.

¡¡Ves que alegria el buen final!!

Todo eso se ha realizado porque has sido "ANGELOSSISIMA"...jejeje

Un beso de corazón guapa

BRAVISSIMA

andylonso dijo...

Y lo cierto, es que, aunque es cierto que cuesta cerrarlos, en el fondo, cuando lo logramos nos sentimos bien. Yo diría, que cuanto más cuesta poner fin a una etapa, con más ímpetu afrontamos la siguiente, al menos yo.

Has dicho algo muy cierto, ninguno somos imprescindibles, antes de nacer se vivía sin nosotros,y el día que faltemos la vida seguirá igualmente. Por eso creo que es muy importante saber poner fin a pasajes terminados, porque así viviremos primero los nuevos. Un beso

africa dijo...

Poco queda por decir ya, sabias palabras, a veces la vida nos lleva a un punto en el que no hay marcha atrás y es muy dificil por no decir imposible volver, retroceder, para eso estan las puertas en esos casos, para dar un portazo. Un beso.

AFRICA04

africa dijo...

Sabias palabras, a veces la vida te lleva a un punto en el que es muy dificil por no decir imposible la vuelta atrás, en ese caso es mejor retirarse por salud mental, como tu dices. Un beso
Dejé otro comentario pero no sé qué pasó que no salió, a ver si ahora puedo...

AFRICA04

La Gata Coqueta dijo...

Levanta el vuelo
y sigue el camino
no te demores

Pon la vista
en la lejanía
y dejate llevar

La brisa mece
los pesares
y los convierte...

En finales
de semanas
llenos de luz

Como el presente
que te felicito
en silencio
y con afecto

María del Carmen

kary dijo...

Angela guapa!!! como vas!!!! me hizo mucha ilusión ver el e-mail y verte con el coment...
bueno guapetona, que sigas bien!!! a ver si empiezo otra vez.
besotes

Velvetina dijo...

Leer lo que acabo de leer me ha traído a la memoria muchos momentos en los que no era capaz de cerrar un círculo, un ciclo, una etapa… nos guste o no nos guste, llegará un momento en el que (inevitablemente) se irán de nuestro lado algunas personas o algunas situaciones, buenas o malas para nosotros ¿qué más da si se irán?.

Lo primordial es que seamos capaces de no anclarnos a nadie ni a nada, y si nos anclamos que sea en el mismo momento que estamos viviendo ¡no antes ni después!.

Me alegra percibir que esa firme sentencia te permite ver, de nuevo, la luz.

Un abrazo sin candados

Velvetina

Marga dijo...

Hola guapa!!!
Ya vi tu comentario en mi blog,
gracias por pasar aunque lleve tiempo sin colocar nada, la verdad es que ando un poco liada, pero bien, también estoy en una época de cambios interiores y la verdad que
vale la pena, como leí hace poco;
"Cambiar tu manera de pensar, o de sentir, o de vivir es posible, pero nunca fácil.
Nadie pretende cambiar su cuerpo de un día para otro y sin embargo muchos esperamos y pretendemos que nuestras mentes sean capaces de un cambio repentino."
"Todo requiere su tiempo"
Así que ánimos, a vivir y seguir ese aprendizaje continuo.

Un beso y fuerte abrazo.

Melinda dijo...

Leyendote me he acordado de la canción esa que dice "lo que pasó pasó, entre tu y yo..." ja ja ja. Me alegro por ti, comienza tu nueva etapa con alegría y aquí estaremos nosotros para compartirla.

Un besote

Anónimo dijo...

Oye, que me gusta mucho lo que has escrito.
Si queremos ser felices no nos queda otra…
Es triste que lo tengamos que aprender a base de caer y caer, pero bueno, si al final lo hemos aprendido, ha merecido la pena!
Yo digo muchas veces que lo que me pasa seguro que es por algo y seguro que es lo mejor para mi, aunque, en ese momento no lo pueda entender.
Primer paso: aceptar, después ya vendrá todo lo demás.

Me alegro un montón que lo hayas dejado atrás!
Desde luego que fácil no lo es, se trata de un trabajo interior.

Te mando un gran abrazo!

Menta.

La Gata Coqueta dijo...

Mi querida amiga los circulos siempre se cierran es cuestión de tiempo, pero hay que hacer un pastel a base de constancia, tenacidad, paciencia y sobre todo esperanza y creeme que después de esto ya puedes echar la llave al fondo del mar.

Es muy facíl decirlo y aconsejar a los demás pero cuando se a vivido en carne propia se tien la suficiente experiencia para poder hablar sobre esos temas.

Por lo tanto felicidades por sacar de ti un peso que te estaba causando sinsabores y hoy ya pertenece al pasado.

Un beso y un feliz fin de semana para ti, como gran amiga y persona que eres.

María del Carmen

Caricaturita dijo...

QUERIDA ANGELOSA: UNA VEZ MÁS DECIR QUE TUS POST SON PARA MI MARAVILLOSOS. SIEMPRE CON GRANDES COSAS. me alegro de que hayan pueto todos esos candados, me alegro que hayas dejado atras malos capítulos... sé feliz¡
un beso enorme... aquí sigo...

Publicar un comentario

¡¡ cuentame y no mires atras !!


Gracias querida Gata, sigo aquí, pero sin ganas de nada.

MI SALONCITO DE REGALOS Y PREMIOS