miércoles, 24 de marzo de 2010

LA FARMACIA DE DIOS

Se dice que Dios primero separó el agua salada del agua dulce, hizo la tierra seca, plantó un jardín, hizo los animales y los peces… todo antes de hacer al hombre.
Antes de que naciéramos, El hizo y proveyó lo que íbamos a necesitar.
Estos vegetales son mejores y más poderosos cuando los comemos crudos… ¡Dios nos dejó una gran pista de cómo los alimentos ayudan a cada parte de nuestro cuerpo!

Una rebanada de Zanahoria se ve como un ojo humano. La pupila, el iris y las líneas irradiantes se asemejan al ojo humano…y SI, hoy la ciencia nos muestra que las zanahorias refuerzan el flujo de sangre hacia y el funcionamiento de los ojos.

Un tomate tiene cuatro cámaras y es rojo. El corazón tiene cuatro cámaras (cavidades) y es rojo. Todas las investigaciones muestran que los tomates están cargados de licopeno y de hecho son puro alimento para el corazón y la sangre.

Las Uvas cuelgan en un racimo que tiene la forma del corazón. Cada uva parece una célula sanguínea y toda la investigación actual muestra que las uvas también son un alimento profundamente vitalizador para el corazón y la sangre.

Una nuez tiene la apariencia de un pequeño cerebro, con un hemisferio izquierdo y uno derecho, las partes superiores parecen cerebros y las inferiores, cerebelos. Incluso las arrugas y pliegues de la nuez se parece a la neo-corteza cerebral. Hoy sabemos que las nueces ayudan a desarrollar tres docenas de neuro-transmisores para el funcionamiento cerebral. Los Frijoles realmente sanan y ayudan a mantener el funcionamiento de los riñones y sí, se ven exactamente como los riñones humanos.

El Apio, Bok Choy, Ruibarbo y muchas otras se ven justo como huesos. El blanco de estos alimentos específicamente es el fortalecimiento de los huesos. Los huesos tienen 23% de sodio y estos alimentos contienen 23% de sodio. Si no tienes suficiente sodio en tu dieta, el cuerpo lo jala de los huesos, debilitándolos. Estos alimentos reponen las necesidades esqueléticas del cuerpo.

Los Aguacates (paltas), las Berenjenas y las Peras tienen como blanco la salud y funcionamiento del útero y la matriz femeninos y tienen la apariencia de esos órganos. La investigación actual muestra que cuando una mujer se come un aguacate por semana, balancea sus hormonas, se deshace del peso no deseado del parto y previene cánceres cervicales.

¿Qué tan profundo es esto? Toma exactamente nueve meses cultivar un aguacate desde la floración hasta el fruto maduro. Hay más de 14,000 químicos fotolíticos constituyentes de nutrición en cada uno de estos alimentos. (La ciencia moderna solo ha estudiado y nombrado hasta la fecha, alrededor de 141 de ellos).

Los Higos están llenos de semillas y cuelgan en pares cuando están creciendo. El higo incrementa la movilidad del esperma varonil e incrementa el número de espermatozoides así como ayuda en la recuperación de la esterilidad masculina. Las batatas (camotes) se parecen al páncreas y en realidad balancean el índice glicémico de los diabéticos.

Las Aceitunas ayudan a la salud y funcionamiento de los ovarios. Las Naranjas, Toronjas y otras frutas Cítricas se parecen a las glándulas mamarias de la mujer y en realidad ayudan a la salud de los pechos y al movimiento de la linfa hacia adentro y fuera de ellos. Las Cebollas se parecen a las células del cuerpo.

Las investigaciones actuales muestran que las cebollas ayudan a limpiar los materiales de desecho de todas las células del cuerpo. Inclusive producen lágrimas que lavan las capas epiteliales de los ojos. Un compañero de la cebolla, el Ajo, también ayuda a eliminar materiales de desecho y los peligrosos radicales libres del cuerpo.

lunes, 15 de marzo de 2010

¡¡¡ APRENDI !!!


Aprendí que se puede conocer bien a una persona, por la forma como ella afronta tres cosas: un día lluvioso, un equipaje perdido y las series de luces de un árbol de navidad que se enredan.

Aprendí que, no importa el tipo de relación que tengas con tus padres, sentirás la falta de ellos cuando partan.

Aprendí que "saber ganarse" la vida no es la misma cosa que "saber vivir".

Aprendí que la vida a veces nos da una segunda oportunidad.

Aprendí que vivir no es solo recibir, es también dar.

Aprendí que si buscas la felicidad, para ti..... ella te elude. Peso si concentras tu atención en la familia, los amigos y las necesidades de los otros, en el trabajo y procuras hacer lo mejor, la felicidad misma va a tu encuentro.

Aprendí que siempre que decido algo con el corazón abierto, generalmente acierto.

Aprendí que cuando siento dolor, no es preciso ser un dolor para otros.

Aprendí que diariamente necesito acercarme y tocar a alguien. Las personas gustan del contacto humano, tomar una mano, recibir un abrazo afectuoso o simplemente una palmada amigable en la espalda.

Aprendí que aun tengo mucho que aprender, las personas se pueden olvidar lo que tu dices......pueden olvidar lo que tu hayas hecho.... pero nunca olvidaran como tu los hiciste sentir.

martes, 2 de marzo de 2010

EL PLATO DE MADERA

Un señor de edad fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Las manos del viejo ya estaban temblorosas, su vista empañada de cansancio y sus pasos vacilantes.

La familia comía reunida en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista falla del abuelo lo traicionaban a la hora de comer, los granos rodaban de su plato y caían al suelo. Cuando tomaba el vaso, la leche era derramada en el mantel, el hijo y la nuera se irritaban sin control por el "desastre".

- Debemos hacer algo respecto a papá - dijo el hijo.
- Ya es demasiada leche derramada, ruido de gente comiendo con la boca abierta y comida tirada por el suelo.

Entonces ellos decidieron colocar una pequeña mesa en un rincón de la cocina. Allí el abuelo comía solito, mientras el resto de la familia tomaba sus alimentos en la mesa con satisfacción. Desde que el abuelito rompiera uno o dos platos, su comida empezó a ser servida en un "plato de madera".

Cuando la familia le miraba, sentado allí solito, a veces el tenia lágrimas en sus ojos. Aun así, las únicas palabras que le decían eran reprimendas asperas cuando el dejaba un cubierto o comida caer al suelo.

El pequeño de cuatro años veía todo en silencio. Una noche antes de cenar, el papá percibió que el pequeño estaba en el suelo, manejando pedazos de madera, le pregunto delicadamente:

- ¿Que estas haciendo?

El niño respondió dulcemente:

- Ahh, estoy haciendo un plato para ti y otro para mamá, para que coman cuando yo sea grande.

El menor de cuatro años de edad sonrió y siguió con su tarea. Aquellas palabras tuvieron un impacto tan grande en los papas que ellos enmudecieron. Entonces lágrimas comenzaron a escurrir de sus ojos. Aun cuando nadie hablo nada, ambas sabían lo que debían hacer.

Aquella noche el papá tomo al abuelo de las manos y gentilmente le condujo a la mesa de la familia, de ahí en adelante y hasta el final de sus días comieron todos juntos. Y por alguna razón, el marido y su esposa no se molestaban mas cuando un cubierto caía, o la leche era derramada sobre el mantel.

De una forma positiva, aprendí que no importa lo que pase o que tan ruin parezca el día de hoy, la vida continua y mañana sera mejor.

Gracias querida Gata, sigo aquí, pero sin ganas de nada.

MI SALONCITO DE REGALOS Y PREMIOS