martes, 12 de abril de 2011

SALTANDO


En un llano entre montes que era una gloria
y un lago que la nieve dejó
un cordero vivía en ese lugar
brillaba su lana en el sol matinal
en el agua del lago se vio reflejar
y orgulloso empezó a zapatear;
ante su vecindario bailo y bailo
creo yo que su danza confianza
para unirse al baile les dio.

Y un buen día...

Saltando se acerco, un conejilope singular,
el sabio, entre sabios, se sorprendió
y al ver al cordero fue a preguntar:
- Chico, ¿que pasó?

- Yo siempre fui suave igual que algodón
lucia ante todos danzando mi son
pero sin avisar, sin ninguna razón
se llevaron mi lana y me dejaron pelón
la gente al pasar se ríe mirando y es cruel
porque es ridícula y rosa mi piel.

-Piel, piel, que es rosa tu piel
tu mente te miente eso si es cruel
el color es que importa ¡vaya cuestión!
eres gris, púrpura, morado o marrón.

A veces vas mal, a veces mejor,
si te sientes fatal, ¡Mira alrededor!
aun tienes un cuerpo, y patas, y pies
la cabeza en su sitio, perfecto ¿lo ves?

En cuanto a la danza, ¡hay que mejorar!,
a lo alto llegar, tu puedes ¡volar!,
levanta una pata pisa para impulsar
hacia arriba iras y eso es saltar
más vas a saltar, vas a saltar y el cielo tocar,
con solo intentarlo lo puedes lograr
Sube una pata para impulsar.

Y cada mayo volverá a pasar,
ellos aparecerán y se lo han de llevar
lo traerán esquilado, desnudo y pelón,
pero ya no le causa preocupación
porque más quiere saltar.

Subes y bajas la vida es así, que suerte que hay conejilopes aquí.

Gracias querida Gata, sigo aquí, pero sin ganas de nada.

MI SALONCITO DE REGALOS Y PREMIOS